Les contaba el otro día de la importancia de que las empresas familiares creen LEGADO y que uno de los temas a considerar es el capital humano.

¿Quiénes son tu Capital Humano?

Son los hijos, sobrinos, miembros de la familia y, en algunos casos, la familia política. El capital humano de la empresa familiar es parte de su riqueza (patrimonio familiar). Por ello, es tan importante su conservación y potenciación.

Una de las luchas más frecuentes de las empresas familiares es la profesionalización de sus miembros, especialmente en profesiones que garanticen la continuidad de la empresa o que simplemente sean de algún tipo de utilidad para la misma.

Los fundadores tienen la esperanza que sus hijos estudien lo mismo que ellos para que continúen el legado familiar.

Y tienen toda la razón. Si la empresa se dedica a la fabricación de carrocerías, como es el caso de mi negocio familiar, es crucial que alguien en la segunda generación sepa de ingeniería industrial para continuar con las operaciones industriales de la empresa, sin tener que depender de un tercero ajeno al legado. Esto aumenta los riesgos de la perpetuidad del legado, siendo la principal, que una vez aprenda el know how, lo use para beneficio propio separándose de la empresa.

Empresa Familiar
Work by Linus Bohman
Este riesgo es considerablemente menor cuando es un miembro de la familia, debidamente formado y preparado, quien está a cargo. Y con formado no sólo hablo de su carrera o experiencia, sino de ese sentimiento de pertenencia a su legado. No sólo es un trabajo, no sólo es un miembro de un comité o un puesto en la Junta Directiva, sino que es un copropietario. Trabaja por algo suyo.

Entonces, este es un tema que debe hablarse y discutirse entre todos los miembros de la familia, para que se cree ese sentido de pertenencia. La pertenencia es lo que realmente le da solidez a una empresa y el cliente  lo capta con facilidad.

Uno de los objetivos que debe estar contemplado en la hoja de ruta de las empresas familiares es la preparación de sucesores, no sólo herederos.

Suele ocurrir que los herederos no desean trabajar en el negocio familiar y éste acaba. Por consiguiente, el patrimonio familiar se ve afectado. Sin mencionar, la dedicación y el trabajo de los fundadores.

Los mejores planes de formación para empresas familiares de éxito, son los que toman en cuenta las preferencias de sus miembros y lo combinan con la formación (teórica y práctica) que sea relevante para la empresa.

Pueden haber miembros que trabajen en la empresa a tiempo completo y otros que colaboren a tiempo parcial o para tareas específicas.

Siguiendo el ejemplo de mi negocio familiar, yo como abogada seguramente no sea la indicada para hacerme cargo de las operaciones y la parte industrial de la fabricación de carrocerías, pero seguro como asesora  jurídica de empresas puedo aportar a las necesidades que tenga el negocio en ese sentido.

También se da mucho en las profesiones liberales de tradición como cuando “todos en la familia” son contadores o abogados y establecen su firma, entonces los sucesores TIENEN que ser contadores o abogados y trabajar allí. Soy de la opinión que no debe ser así.

trabajo
brainstormeando hipatia by Claudio Ruiz
Sí, seguro que se deben tener sucesores dedicados al núcleo del negocio. Pero en el mundo tan competitivo en el que vivimos, toda empresa necesita servicios multidisciplinares. Un diseñador gráfico, un publicista, un community manager, un técnico de redes, un administrador de empresas, un diseñador de páginas web… you name it

La empresa no sólo se enriquece de las profesiones y títulos universitarios de sus miembros, sino también de sus cualidades. Un vendedor nato, un orador elocuente, uno cuya red de contactos sea amplia, un buen organizador, un conciliador, un buen analista…

Lo que se necesita y no se tiene, se subcontrata; pero que lindo fuese que se aprovechara al máximo ese capital humano.

Empresas Familiares, Legado, Capital Humano
Frankfort Lighthouse on the Horizon by Ken Bosma