Una marca es una representación visible que permite diferenciar un comercio, producto o servicio de una empresa. Las marcas pueden consistir en una palabra o una combinación de palabras, letras y cifras (marca denominativa); un diseño formado por dibujos o símbolos en blanco y negro o a colores (marca figurativa); o una combinación de letras con diseño (marca mixta). También se pueden proteger otras características de la marca, tales como sus aspectos tridimensionales, como su empaque de presentación y el embalaje de los productos, sonidos y fragancias. Las posibilidades son casi ilimitadas.

Proteger una marca como parte del patrimonio intangible del titular de la misma, quien puede ser una persona natural o jurídica, genera valor cualitativo y cuantitativo, dado que se convierte en un activo del titular.

Las marcas influencian el modo en que vemos el mundo y el cómo elegimos invertir o gastar nuestro dinero, adquirir un bien o servicio o  visitar un destino en lugar de otro. Hagamos un ejercicio. Puedes pensar en una marca que represente a algún producto o servicio saludable? otra de buena calidad? de lujo? económica? juvenil? Si pudiste asociar una marca a estos adjetivos es justo a lo que me refiero.

La marca adquiere valores y cualidades intrínsecas que la distinguen dentro del mercado. Una marca bien gestionada, con buena reputación, también fomenta la confianza y la lealtad en el consumidor con respecto a ese comercio, producto o servicio que distingue.

Dicho esto, veamos el concepto de “marca país”. Esto trata un tema más global más global, ya que abarca como una especie de paraguas la identidad de una nación y su gente, saca provecho de los mejores atributos de una determinada región, se proyectan productos y servicios, sus atractivos turísticos, su patrimonio natural y cultural, su economía, sus tradiciones, todo; a fin de destacar sus fortalezas y bellezas para que sea visible para el resto del mundo.

Seguir leyendo “Necesidad de la Marca País Panamá”